X
X

Cómo comprar

Puede visitar nuestra librería (lun. a vie. 13 a 18 hs.) o consultarnos sobre otros puntos de venta.

Envíos nacionales: por correo argentino o expreso puerta a puerta, previa transferencia o depósito.

Envíos al exterior: por correo argentino, previa transferencia mediante PayPal.

Escríbanos a vorticelibros@gmail.com para intercambiar los datos necesarios.


Nüremberg, la gran impostura. Tomo 1

Disponibilidad

Impreso pocos ej.

Datos técnicos

424 pgs. | 15 x 22 cm.

Datos del libro

  • Título: Nüremberg, la gran impostura. Tomo 1
  • Autor: Carlos García
  • Editorial: del autor
  • Lugar: Buenos Aires
  • Año: 2014
  • ISBN: 978-987-33-5410-10-6

Indice

Aclaración previa

Prólogo del autor

 

PRIMERA PARTE. El marco jurídico del proceso y su desarrollo en general

CAPÍTULO I. Los antecedentes históricos y jurídicos del Tribunal de Nüremberg

Algunas aclaraciones previas

El antecedente de la Primera Guerra Mundial. Los tratados vigentes al tiempo de la Gran Guerra

El Tribunal Permanente de Justicia Internacional

- Pactos referidos al “derecho de la guerra”

- Pactos referidos al “derecho a la guerra”

El individuo en el Derecho Internacional Público. Crónica de otro fracaso

CAPÍTULO II. Se gesta el proceso

Alcance del análisis

La Declaración de Moscú. “La justicia del paredón”, 50.000 fusilados, el episodio entre Churchill, Stalin y Elliott Roosevelt

Churchill vuelve en Yalta sobre los fusilamientos, Stalin no quiere procesos

En busca de nuevas opciones

Inglaterra y Francia: “Plan Napoleón”, Rusia: “¡Que los pongan de una vez de cara a la pared y los fusilen!”

La propuesta norteamericana. Superando “dificultades”

La formación del tribunal y la “creación” de los crímenes

Los “civilizados”. El reconocimiento de la orfandad de sustento jurídico de un tribunal así creado

Acerca de “rencores” y “venganzas”

Críticas al carácter político del Tribunal de Nüremberg

El desconocimiento del principio de legalidad penal: “nullum crimen, nulla poena sine lege”

La perspectiva del derecho natural de Quintano Ripollés. Crítica

Cuando el “juez” debió también ser “acusado”

El Juicio de Tokyo y los procesos a los comandantes Yamashita y Homma, primer síntoma de malestar

Todo consumado

CAPÍTULO III. El Juicio de Nüremberg: la ignominia procesal

Metodología del capítulo. Aspectos generales del proceso

El tema de la prueba documental de cargo: cómo se seleccionaron los documentos, cómo se tradujeron, cómo se limitó su entrega a los defensores

Tiene razón pero marche preso. A los defensores no, a la prensa sí

“Fuente auténtica”, pero sin firma alguna

Más de lo mismo

Nuevamente las “traducciones”

Los inefables artículos 19 y 21 del Estatuto del tribunal: el paradigma de Dachau

Declaraciones juradas sí, testigos no

Sólo se analizan las conductas alemanas

El ataúd que desapareció

Testigos de todo

CAPÍTULO IV. “Los fiscales dictaron sentencia”

Orientación del capítulo

Los cargos concretos: La criminalidad de las organizaciones y la guerra como solución de los conflictos

De cómo repartirse el mundo sin que medie agresión

El problema de definir la “guerra de agresión”

La “guerra total” sólo para Alemania

Sobre Austria y Checoslovaquia

Castigo ilegal para crímenes de guerra, con la “K” de Keitel

 “Por mi parte, no veo nada particularmente malo en esa comunicación”

Noruega, la culpa por ganarle al primero

Campos de concentración alemanes y aliados

Las S.S. y la guerrilla, “el patriotismo es el último refugio de un bribón”

Sobre las “Waffen S.S.”

Todos son culpables

El penoso rol de Francia

El turno del representante de los “pueblos libres de los países democráticos”: Roman Andreevich Rudenko               

El caso de Rudolf Hess

La horca. El final en la madrugada lluviosa de Nüremberg

 

SEGUNDA PARTE. Las principales imputaciones

CAPÍTULO V. Al principio fue Polonia: las reivindicaciones  alemanas... las apetencias rusas

El inicio próximo de las hostilidades

El inicio remoto de la guerra: el Tratado de Versalles

Inaceptable hasta para los vencedores

Los intentos de Hitler de acordar con Polonia y formar un frente contra Rusia

El Pacto Molotov-Ribbentrop, el Protocolo Adicional y Secreto

La maratón final

Entre el respeto a Inglaterra y la seriedad de una propuesta

La invasión. El extraño criterio inglés para declarar la guerra

El protocolo secreto llega a Nüremberg

Más ocultamientos. Lo bueno de llamarse Stalin

Así pensaba Montgomery

CAPÍTULO VI. La condena del gran almirante Dönitz

La actuación de Dönitz. El Presidente del Reich y sus intentos desesperados por los refugiados del Este

La acusación en Nüremberg: conspiración y crímenes de guerra

El caso de la “Orden Laconia”

El testimonio del almirante Nimitz

Las mayores tragedias navales fueron obra de los Aliados

La orden de abatir a los náufragos: la conducta alemana y la americana, “declaraciones juradas” versus testimonios

La Reglamentación del “U-99” y la postura de Churchill

El caso del “Wahoo”

El hundimiento de mercantes neutrales: consejo de guerra para los responsables

La conducta de la Marina de Guerra alemana: “No importa si los hechos son ciertos o no”

El reconocimiento del juez americano

CAPÍTULO VII. Cuando el terror vino del cielo

La consolidación del arma aérea

Intentos por regular el empleo de la aviación de combate y, en especial, de los bombardeos aéreos: la postura inglesa y la postura alemana

Los bombardeos alemanes sobre Varsovia; mesura alemana según ingleses y franceses

La operación “León Marino” y los ataques de represalia

Dresden, el pináculo del terror

Los bombardeos aliados sobre ciudades alemanas

Los Aliados habían planeado los bombardeos desde antes de la misma guerra

La cuestión de la rendición incondicional

Otras razones de un holocausto

Nüremberg: De eso tampoco se habla

CAPÍTULO VIII. “Katyn”, Cosacos y Croatas. Así “liberaba” el Ejército rojo. Así colaboraban los aliados Occidentales

La acusación rusa

Todo comenzó en 1939

La comisión investigadora se forma contra la voluntad de los Aliados

Así ocurrieron los hechos

La Comisión de la infamia

Otra vez Nüremberg

¿Por qué imputarlo a los alemanes?

Los Aliados sabían muy bien lo que había ocurrido

Katyn fue sólo una muestra de la impudicia de los Aliados occidentales

Croatas: un crimen que se anunció en 1918, se plasmó en 1945 y duró hasta la década del ‘90

Cosacos e ingleses, la peor traición

El “antisemitismo” y el fin de la estrella de Stalin

Reseña

Creemos que la victoria más importante lograda por los aliados en la Segunda Guerra no se operó en ninguno de los tantos campos de batalla que existieron, sino en la sala del Tribunal de Nüremberg y en sus reductos destinados a la prensa –ambos escenarios finamente digitados por los verdaderos detentadores del poder mundial–, donde se plasmaron las operaciones más impresionantes. Los frutos fueron asombrosos. Un proceso absolutamente atípico, del que muy pocas personas conocen sus detalles, ha generado una convicción en la opinión pública mundial –elevada casi a la categoría de verdad revelada– acerca de la criminalidad de instituciones y personas que, en verdad, le resultan tan desconocidas al hombre medio como el desarrollo del proceso al que fueron sometidos.

Pocas veces se ha visto en la historia un proceso que diera por tierra con la mayoría de los principios y garantías reconocidos en el Derecho Internacional Penal al tiempo de su desarrollo pero que, sin embargo, contara con la aprobación mayoritaria de juristas y políticos, quienes lo llegaron a ver como modelo de atribución de responsabilidades penales individuales y colectivas; y pocos se atrevieron a cuestionar la legitimidad de un tribunal así constituido.

Vínculos